Obligaciones

ENVASES QUE SE DEBEN DECLARAR OBLIGATORIAMENTE

Todos aquellos con capacidad no superior a 250 litros, que se utilicen para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar productos fitosanitarios, en cualquier fase de la cadena de distribución y consumo y sean de uso y consumo exclusivo en los comercios, servicios o explotaciones agrarias y ganaderas y que con independencia de su carácter primario (el envase que contiene el producto), secundario (la caja o embalaje del envase) o terciario (los envases de transporte) sea susceptible de ser adquirido por los consumidores para su uso en explotaciones agrícolas.

ENVASES QUE NO SE DEBEN DECLARAR NI MARCAR

Envases de uso domésticos (de jardinería, insecticidas domésticos, etc.).

– Envases de productos fitosanitarios para suministro entre industrias o fabricantes.

– Los elementos para la utilización del producto que no se suministren de forma inseparable con el producto (mascarillas, guantes, etc.).

– Los envases reutilizables o de un sólo uso que opten por el Sistema de Depósito Devolución y Retorno ( SDDR ).

– Envases que han contenido fosfuro de aluminio, fosfuro de magnesio o bromuro de metilo.

– Las partes o elementos de un envase que por ser hidrosoluble no genera residuo.

Las etiquetas, pese a su posible consideración como elemento para presentar el producto, no se consideran como envase a efectos de la declaración.

ENVASES QUE SE PUEDEN DECLARAR VOLUNTARIAMENTE

Todos aquellos envases no fitosanitarios, que son comercializados por empresas del sector agrario y que se usen exclusivamente en el ámbito agrícola.
Estos envases son: OMDF, abonos foliares, correctores, semillas, etc.

Los embalajes de agrupación del tipo cajas, paletas, film retráctil etc.., que contienen otros envases, no se consideran envases de productos fitosanitarios y por tanto su adhesión no es obligatoria sino voluntaria.

 

El sistema está financiado por los fabricantes y envasadores de productos fitosanitarios y la ley les obliga a que sus envases sean gestionados a través de un SIG (SIGFITO) o a través del Sistema de Depósito Devolución y Retorno, por el que el agricultor tendría que devolver el envase vacío al lugar donde lo compró. Las empresas adheridas entienden que SIGFITO es el camino más fácil y confían en su gestión. Para la adhesión, las empresas realizan una aportación proporcional al peso de los envases que ponen en el mercado. Todos los fondos recibidos están destinados íntegramente a sufragar el coste de la recuperación de los envases (recogida, transporte, tratamiento etc…), de forma que no se obtienen beneficios.

 

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), en las “Instrucciones para la presentación de proyectos de etiquetado y fichas de datos de seguridad de productos fitosanitarios en cumplimiento del Real Decreto 255/2003”, recoge las frases que se deben de incluir en las etiquetas incluyendo las relativas a gestión de envases, que son:

TRIPLE ENJUAGE

“Enjuague enérgicamente tres veces cada envase que utilice, vertiendo el agua de lavado al depósito del pulverizador” (exigida para los preparados líquidos miscibles o emulsionantes en agua, de uso agrícola o profesional).

Etiquetado

DÓNDE ENTREGAR EL RESIDUO

“Este envase, una vez vacío después de utilizar su contenido, debe ser entregado al Sistema Integrado de Gestión (nombre del sistema al que esté adscrito el titular de la autorización) o en el punto de venta donde adquirió el producto”. Cuando se trate de envases de uso doméstico, se suprimirá la mención al punto de venta donde se adquirió el producto

Etiquetado

TRANSPARENCIA

La Ley obliga a los envasadores a financiar a los SIG, pero no se pronuncia sobre la decisión de repercutirlo o no en el precio del producto. No obstante, a través de la Ley de acompañamiento Ley 50/1998 introdujo el art.10.4 (1*) en la Ley 11/97, apoyándose en los principios de “quien contamina paga” y “responsabilidad compartida” y con el claro objetivo de lograr una mayor transparencia en la repercusión de costes.

El artículo establece la obligación y forma de identificar en factura la contribución al SIG, previendo un sistema simplificado en caso de que la contribución no supere el 1% del precio.

 

 

LOS ASPECTOS RELEVANTES DE DICHA OBLIGACIÓN SON:

  • Es obligatorio desglosar la contribución al SIG, producto a producto, no incluyéndose en el precio unitario, sino de forma separada de los restantes conceptos de la factura.
  • Si el importe de la contribución al SIG de los productos facturados es menor o igual al 1% del precio final (incluidos descuentos y otros conceptos), se podrá identificar dicho importe de forma global en lugar de desglosar producto a producto. La referencia es a cada factura, por lo que no es suficiente con que la contribución anual al SIG sea inferior al 1% de la facturación por los productos adheridos. Por tanto si la contribución de algún producto es superior al 1% del precio de venta, se recomienda realizar el desglose en todas las facturas.
  • El desglose es una obligación legal cuyo incumplimiento es infracción grave que puede sancionarse con multas desde 6.000 a 60.000 euros. Si la contribución no figura en factura se presume que no ha sido satisfecha, lo cual supone una infracción muy grave (de 60.000 a 600.000 euros) por lo que en su caso, deberán aportarse pruebas para destruir dicha presunción.
  • La obligación afecta al envasador (incluidos los importadores y adquirientes intracomunitarios) y no es aplicable a otros agentes económicos como los distribuidores. Aunque estos, voluntariamente, pueden igualmente desglosar dichos importes en sus facturas.
  • En el caso de devolución de productos, el distribuidor aunque recupere el importe, no está obligado a desglosar en la factura de devolución la contribución por los productos devueltos.
  • Las cantidades declaradas por productos para pruebas u otros productos puestos en el mercado sin cargo, deben figurar en factura y por tanto desglosar el coste en las mismas.
  • Es posible, que no todos los envases que acompañan a los productos reflejados en la factura estén adheridos al SIG (como los de transporte) o incluso que alguno de los productos sea no fitosanitario y no esté adherido. Es necesario en estos casos indicar claramente qué envases están adheridos y cuales no…

RESPONSABLES DE LA ADHESIÓN

Últimamente estamos recibiendo muchas consultas sobre quién debe adherir los productos al SIG, pues la cuestión podría suscitar equívocos, al entrar en juego dos leyes y en ocasiones varios posibles agentes. La indefinición o el error pueden llevar a que un producto esté adherido por dos compañías, mientras otro no lo esté por ninguna, lo que supondría un incumplimiento de la legalidad que puede afectar al registro del producto y provocar situaciones en absoluto deseadas.

 

Para evitarlo le recordamos a continuación cómo proceder, así como algunos términos mencionados en dichas leyes.
En primer lugar nos referimos a la Ley 11/97, según la cual el envasador es quien envasa los productos, o los importa o adquiere en la UE para su puesta en el mercado. Es el responsable de la comercialización del producto, que en nuestro sector normalmente va a coincidir con el Titular del registro. Quien comercializa es quien debe adherir sus productos al SIG, marcarlos y pagar por ellos, además de tener domicilio social en España y estar claramente identificado en la etiqueta. Por eso cuando ha existido comercialización de un producto vía SIG y no aparece en la etiqueta ningún agente con domicilio en España adherido al SIG, habría un incumplimiento de la Ley de Envases.

 

En segundo lugar, según la Ley 43/2002 (Art. 40) el Titular de la autorización de un producto, sea o no el fabricante, es quien debe cumplir los requisitos y condiciones de envasado y de etiquetado, proporcionando la información relativa a la eliminación de envases. En la etiqueta figura siempre el titular del registro y también puede aparecer en ocasiones el fabricante y/o el distribuidor. En el caso de sobreetiquetado autorizado por el Ministerio, por un distribuidor o por un importador paralelo, la responsabilidad de la eliminación de envases corresponde a quien sobreetiqueta, que debe estar adherido al SIG.

Para evitar las situaciones descritas al principio de esta carta, es necesario poder identificar claramente en cada producto a quien corresponde la adhesión al SIG, cómo pueden acordar alguna excepción y qué responsabilidad mantiene cada agente.

 

• Casos claros o sin duda: Como la primera condición es que quien adhiere el producto debe tener domicilio social en España y estar claramente identificado en la etiqueta, cuando sólo uno de los agentes que aparecen en la etiqueta tiene domicilio en España, éste es el único responsable y tendrá que estar adherido al SIG. Se incluye en este caso la importación paralela y el sobreetiquetado autorizado en los que el responsable es quien sobreetiqueta.

• Casos con posible indefinición: Surgen cuando figuran en la etiqueta dos o mas agentes con domicilio en España, en cuyo caso se aplican las siguientes pautas:

  • Si figura un Distribuidor adherido al SIG, éste paga por el producto al SIG. Excepcionalmente podrá acordar con el Titular, que sea el Titular adherido o el Fabricante adherido quien lo incluya en su declaración al SIG, remitiendo notificación escrita de dicho acuerdo a Sigfito.
  • Si no figura un Distribuidor o el que figura no está adherido al SIG, se presupone que es Titular adherido quien declara al SIG. Excepcionalmente podría acordar con el Fabricante adherido que sea éste quien lo declare, remitiendo notificación escrita de dicho acuerdo a Sigfito con copia al distribuidor.

En todos los casos es muy importante insistir en que el Titular mantiene su responsabilidad a efectos de la Ley 43/2002 y debe asegurarse de que el distribuidor o en su caso el fabricante, que adhiere el producto, tenga domicilio en España y esté adherido al SIG.
Finalmente cabe recordar que sólo los envases que se declaren al SIG pueden marcarse con el logo y que la contribución al SIG debe poder justificarse. En el caso del primer responsable de la puesta en el mercado, la adhesión y contribución al SIG se justifican por la inclusión de los productos en la declaración, mientras en los restantes casos se justifican por el desglose en la factura del proveedor.

Ir arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR