La propiedad intelectual de las semillas enfrenta a agricultores y fabricantes europeos

ACTUALIDAD | SALA DE ACTUALIDAD
 

septiembre 14, 2020

En una carta enviada a la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea el pasado 26 de agosto, cuatro actores clave del sector semillas (Euroseeds, Plantum, CIOPORA y AIPH) solicitaron la revisión del reglamento sobre la protección de los derechos comunitarios de obtención vegetal (Community Plant Variety Right, CPVR). Con la misiva se insta a la Comisión a mejorar la legislación y los procedimientos en torno a la propiedad intelectual, para aumentar la eficacia del sector. Frente a esta posición se encuentra la defensa de la reutilización de las semillas por parte de pequeños y medianos agricultores. Denuncian además al riesgo de concentración que puede afectar a su toma de decisiones de producción.

Las entidades firmantes de la petición han dado este paso al comprobar que estos derechos no se han incluido en la hoja de ruta de la Comisión planteada para la mejora de la gestión de la propiedad intelectual e industrial de la UE. Señalan que es fundamental un sistema eficaz para conseguir la mejora de la producción sostenible y para obtener productos de calidad. Además, apuntan que las estrategias de la UE como el Pacto Verde o De la granja a la mesa no lograrán sus objetivos sin el fitomejoramiento. Señalan también la necesidad de adaptación del sistema CPVR a los últimos avances tecnológicos en agricultura, horticultura y mejora vegetal, puesto que ya tiene 25 años. Enfatizan, además, la necesidad de una propiedad intelectual eficaz para continuar con su importante tarea, que incluye la inversión en investigación de alto riesgo y el desarrollo de productos diversificados.

La propiedad intelectual de las semillas, a debate en la UE

La UE apoya los derechos de propiedad intelectual sobre la biodiversidad

Por su parte, la Comisión destaca la importancia de los derechos de propiedad intelectual afirmando que la UE «necesita proteger y gestionar mejor la PI si quiere asumir el liderazgo en áreas industriales clave y mejorar la resiliencia a las crisis económicas y de salud, mientras avanza hacia un economía más verde y digital». Asimismo, el Parlamento Europeo ha planteado normas para evitar que compañías europeas, sobre todo farmacéuticas, adquieran derechos de propiedad intelectual sobre la biodiversidad local de comunidades indígenenas.

Reutilizar y seleccionar semillas para adaptarlas a las condiciones locales

Para los agricultores, así como las pequeñas y medianas empresas de semillas y los propios consumidores, es imprescindible mantener la propiedad de la semilla. Es una afirmación del Dr. Mohammad Torshizi, profesor de la Universidad de Alberta. Advierte, en base a la experiencia en esta materia en Canadá y EE.UU., del peligro de concentración de poder, de la generación de costes más elevados así como el dictado de decisiones de producción a los agricultores.

En esta línea, Guy Kastler, miembro del grupo de trabajo de semillas de la Asociación Europea de Coordinación de Vía Campesina, destaca la necesidad de que los agricultores puedan reutilizar y seleccionar semillas para adaptarlas a las condiciones locales. Solo así podrá enfrentar con eficacia el campo la crisis climática, la pérdida de biodiversidad y la necesaria reducción del uso de pesticidas. A pesar de ello, denuncia que la normativa actual del Consejo limita o directamente prohíbe derechos de los agricultores para producir sus propias semillas. Esto es algo que, según Kastler, debe suprimirse, sin suponer por ello una limitación al uso de las semillas seleccionadas por las empresas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies