SIGFITO concluye la prueba piloto en Cataluña recogiendo más de 3.400 kilos de trampas para insectos.

ACTUALIDAD | SALA DE ACTUALIDAD
 

Marzo 2, 2017

El sistema de recogida de envases agrarios ha recogido más de 3.400 kilos de trampas para insectos, fruto de un proyecto piloto realizado en Cataluña con el objeto de evaluar la necesidad de implantar un sistema de recogida que ofrezca una solución a este tipo de residuos.

La prueba piloto tuvo una duración de 9 meses, desde mayo hasta enero de 2017, en ese periodo han participado de forma voluntaria 25 empresas agrarias que pertenecen a la red de recogida de SIGFITO. En total se efectuaron 23 recogidas.

En cuanto a la gestión por provincias destaca Girona muy por encima, donde se han recogido el 77% de las trampas recogidas (2.617 kg), le sigue Lleida con un 21% (704 kilos), por detrás de esta se encuentra la provincia de Barcelona con apenas un 2% (82 kilos) y por último se encuentra Tarragona donde no se registró ninguna recogida.

Problema incipiente

El sistema de recogida de envases agrarios ha recogido más de 3.400 kilos de trampas para insectos, fruto de un proyecto piloto realizado en Cataluña con el objeto de evaluar la necesidad de implantar un sistema de recogida que ofrezca una solución a este tipo de residuos.

 

La prueba piloto tuvo una duración de 9 meses, desde mayo  hasta enero de 2017, en ese periodo han participado de forma voluntaria 25 empresas agrarias que pertenecen a la red de recogida de SIGFITO. En total se efectuaron 23 recogidas.

 

En cuanto a la gestión por provincias destaca Girona muy por encima, donde se han recogido el 77% de las trampas recogidas (2.617 kg),  le sigue Lleida con un 21% (704 kilos), por detrás de esta se encuentra la provincia de Barcelona con apenas un 2% (82 kilos) y por último se encuentra Tarragona donde no se registró ninguna recogida.

 

Problema incipiente

 

El uso de las trampas en el sector agrario es una práctica que se está extendiendo a una velocidad de vértigo, en las comunidades de Valencia, Aragón, Murcia, y la propia Cataluña. Aunque no disponemos de cifras de puesta en el mercado, según testimonios de los puntos que han colaborado en esta experiencia piloto, las ventas de trampas podrían haberse duplicado con respecto al año 2015.

 

Este aumento pone de manifiesto un problema si no existe un sistema organizado que gestione estos residuos. Como conclusión,  el recoger las trampas a través de un sistema como el de SIGFITO facilita al agricultor el cumplimiento de sus obligaciones, proporcionando una solución sostenible e integral. Actualmente, si el agricultor no gestiona estas trampas por él mismo contratando a un gestor de residuos autorizado, quedan abandonadas a su suerte en los cultivos donde fueron instaladas.

 

Uno de los aspectos positivos de gestionar de forma integral estos residuos, sería que no habría necesidad de crear una red adicional, ya que lo más viable sería  aprovechar la red de recogida de SIGFITO ya existente. No obstante para facilitar la entrega al agricultor a través de un sistema integral es necesario modificar la normativa y evitar que el agricultor se tenga que dar de alta como productor, y sobre todo, que  los puntos de recogida no tengan que ser gestores de residuos para prestar este servicio.

 

Hay que aclarar que SIGFITO no puede recoger las trampas agrarias, ya que sólo está autorizado a recoger envases. Por ello, se propone como solución la gestión a través de la responsabilidad ampliada del productor, bien a nivel colectivo (SIGFITO) o individual, basado en un cambio normativo en el que se permitan acuerdos voluntarios tutelados por la Administración central y autonómica para que el servicio se preste en todo el territorio.

 

Existe otro problema de índole normativo, que afecta a la clasificación del residuo. Ni los gestores, ni la propia Administración, ni nosotros lo tenemos claro a la hora de clasificar las trampas conforme a la lista europea de residuos: El problema es que la obligación de clasificar la tiene el agricultor que desconoce esa normativa, por lo tanto, el primer paso a dar es acordar una clasificación única y aplicarla en todo el territorio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies